Diario de epilepsia

¡Año nuevo, vida nueva! El cambio de año es siempre un momento de nuevas oportunidades, ¿qué mejor ocasión para comenzar tu diario de epilepsia? Añádelo a tu lista de propósitos a cumplir y empieza a llevar un control diario de tu epilepsia.

Usos y finalidad del diario de epilepsia

Un diario de epilepsia te ayudará a establecer una mejor conexión con tu cuerpo y tu enfermedad. Es la mejor forma de recabar información sobre tu epilepsia, ayudándote a entender las razones y formas en la que se presentan las crisis.

Existen muchos tipos diferentes de crisis, que pueden variar de una persona a otra. Cada caso es distinto y depende tanto de la persona como de otros factores (ambientales, sociales… etc). Las descripciones claras de la actividad convulsiva (u otras manifestaciones de las crisis) son útiles tanto para el diagnóstico de la epilepsia, como para el tratamiento y la atención médica.

Control diario de epilepsia

¿Cómo hacer un control diario de epilepsia? Existen muchos métodos para registrar información relacionada con la enfermedad, desde aplicaciones online hasta un cuaderno pueden servir para anotar todo lo necesario.

En este descargable encontrarás un modelo de diario de epilepsia que te ayudará a organizarte y exponer tus pensamientos de forma ordenada.

¿Qué debe incluir un diario de epilepsia?

Esta bitácora puede ayudar a tu médico a monitorizar la actividad, frecuencia, duración, desencadenantes de las crisis y recuperación. Con él, podrás hacer seguimiento de tus progresos y evolución de la enfermedad. ¿Qué debes anotar en este diario?

  • El registro de las crisis epilépticas, lo más detallado posible.
  • Citas médicas.
  • Medicación actual y otras medicinas empleadas en el pasado (incluyendo las fechas de uso).
  • Comentarios útiles para el neurólogo (por ejemplo: posibles desencadenantes sospechados, patrones en las crisis, problemas de memoria, posibles efectos adversos de la medicación…).

Registro de crisis epilépticas

Es importante recopilar la mayor cantidad de información posible sobre las crisis para preparar la visita al especialista. Un registro diario de crisis epilépticas debería incluir:

  • Fecha y hora de la crisis.
  • Lugar en el que ocurre la crisis (trabajo, colegio).
  • ¿Cómo te sentías física y emocionalmente antes de la crisis? ¿Has notado alguna sensación  distinta previa a la crisis?
  • ¿Habías consumido alcohol o drogas previamente?
  • ¿Qué estabas haciendo cuando se desencadenó la crisis?
  • ¿Qué recuerdas de la crisis?
  • ¿Perdiste la conciencia?
  • ¿Alguien te vió? Si hubiera testigos, se les podría consultar para recabar más informaciónen caso de perder la consciencia durante el ataque.
  • ¿Se vieron afectadas ciertas partes de tu cuerpo durante la crisis? Por ejemplo: extremidades rígidas o flácidas, convulsiones… ¿Se vió más afectada una parte de tu cuerpo que otra?
  • ¿Has presentado alguna lesión tras la crisis?Por ejemplo:  mordedura de lengua
  • ¿Podías responder a otras personas durante la crisis?
  • ¿Perdiste el control de la vejiga o el intestino?
  • ¿Cuánto tiempo tardaste en recuperarte completamente tras la crisis?

Además de estos puntos, es útil que se realice también una grabación de vídeo de las crisis (por ejemplo, realizada a través del móvil por un amigo o familiar).

Arranca el año con buen pie empezando un diario de epilepsia. Esto ayudará a una mayor comprensión de tu enfermedad tanto para ti como para tus médicos.


 

Referencias:

Recording Seizures and Seizure Diary | Epilepsy Foundation of Australia

Epilepsy Foundation My Seizure Diary | Epilepsy Foundation of America

Keeping a seizure diary | Epilepsy Action

Aún no hay comentarios

¿Quieres dejar tu comentario?

*campos obligatorios