proteccion hogar pacientes epilepsia

La epilepsia es un trastorno neurológico, pero eso no significa que nos tengamos que preocupar únicamente por mantener controlada la enfermedad y de seguir unas medidas de autocuidado. Asegurar el entorno en el que vivimos y nos movemos también es esencial para llevar una vida con epilepsia lo más cercano a la normalidad.

Cuando se producen las crisis epilépticas, el paciente puede sufrir una caída y provocarse: heridas, quemaduras, costes, fracturas, etcétera. Con el objetivo de evitar todos los posibles riesgos, a continuación, referimos algunas ideas a considerar para planificar la seguridad en tu hogar ante las posibles crisis epilépticas.

  • Cubrir los suelos de las habitaciones y las salas con alfombras gruesas y pesadas, o moqueta que ayuden a amortiguar una posible caída.
  • Procura que los muebles de la casa tengan con esquinas redondeadas, en la medida de lo posible. Y si esto no es posible o ya tienes otro mobiliario, puedes cubrir las esquinas con protectores que se suelen utilizar cuando hay niños pequeños en casa.
  • En el cuarto de baño, instala tiras antideslizantes en el interior del plato de ducha o en la bañera, evitará que te puedas lastimar si te resbalas o tienes un desvanecimiento o una ausencia.
  • Para la cocina, es mejor utilizar recipientes de plástico, de cartón o de papel en lugar de utilizar cerámica y cristal con los que te puedes cortar en el caso de una rotura tras una caída.
  • Es importante no fumar ni encender velas o fuegos cuando no haya nadie más en casa que el paciente, para evitar que se pueda provocar un incendio en caso de que le sobrevenga una crisis.

 

Amplía las recomendaciones de seguridad a tu trabajo

Se trata de unas sencillas recomendaciones que te ayudarán a sentirte más seguro y evitar posibles riesgos si surgiera una crisis epiléptica. Consejos que también puedes ampliar a tu lugar de trabajo. Ten presente que en el trabajo se pasan muchas horas al día por lo que también es aconsejable que tus compañeros sepan que tienes epilepsia y que, al menos alguno de ellos, sepa cómo actuar en el caso de que sufras una crisis epiléptica.

Es importante mantener un horario de trabajo regular y descansar lo suficiente, eso te ayudará a mantener una vida más saludable y a controlar mejor la enfermedad. Finalmente, evita determinados trabajos que puedan supone permanecer en masas de agua, utilizar maquinaria pesada, estar expuesto a temperaturas extremas o a situaciones que causen mucho estrés.

Y sea donde fuera donde te encuentres, también puedes hacer uso de: un brazalete, colgante o carnet identificativo que indique que tienes epilepsia; y llevar siempre contigo un teléfono con un primer número guardado que sea para localizar a algún familiar o conocido que sepa de su condición en caso de emergencia y sepa cómo actuar ante una crisis epiléptica.

Aún no hay comentarios

¿Quieres dejar tu comentario?

*campos obligatorios