Blog

Epilepsia fotosensible, o como las imágenes pueden provocar crisis

La epilepsia fotosensible es un tipo de epilepsia cuyas crisis se originan principalmente como consecuencia de estímulos visuales, principalmente luces intermitentes rojas.

Epilepsia fotosensible

La epilepsia fotosensible es un tipo de epilepsia cuyas crisis se originan principalmente como consecuencia de estímulos visuales, principalmente luces intermitentes rojas. Sin embargo, según una revisión de la literatura científica publicada recientemente, parece ser que también algunas imágenes fijas pueden causar crisis en pacientes con epilepsia.

Hablamos de un tipo de epilepsia que afecta a entre un 3 y un 5 por ciento de las personas con esta condición neurológica. Y es más prevalente entre los niños y adolescentes entre 7 y 18 años que es cuando las personas somos más sensibles a los estímulos visuales.

La fotosensibilidad es una respuesta anormal en el electroencefalograma desencadenada por una estimulación de la luz. Este tipo de epilepsia, las crisis se producen como consecuencia de esa reacción anormal del cerebro a la información visual que recibe. Entre los principales elementos que pueden causar este tipo de crisis está la televisión, los videojuegos, los monitores de ordenados, las luces fluorescentes, las de discoteca y los patrones geométricos.

Esta epilepsia se hizo más conocida a raíz de un episodio ocurrido en Japón, en 1997, cuando unos 700 niños sufrieron crisis epilépticas mientras veían en la televisión un capítulo de los dibujos animados de Pokémon. Este suceso demostró que la epilepsia fotosensible sólo se manifiesta en algunas personas y bajo unos determinados estímulos.

En ese sentido, según los expertos, para desencadenar una crisis el efecto luminoso debe tener una frecuencia entre los 15 y los 20 herzios. No obstante, es importante distinguir entre la epilepsia fotosensible pura, que ocurre cuando se dan una serie de condiciones muy concretas, y la epilepsia mioclónica juvenil, asociada también a la fotosensibilidad pero en la que el paciente puede sufrir crisis sin estímulos visuales.

Novedades sobre la epilepsia fotosensible

La novedad en relación este tipo de epilepsia, según una revisión de la literatura científica publicada la semana pasada en la revista científica Current Biology, es que ciertas imágenes visuales, incluso en ausencia de movimiento o parpadeo, pueden desencadenar convulsiones en pacientes con epilepsia fotosensible.

Los neurólogos han empezado a documentar que cierta información visual, patrones estáticos, también puede causar crisis epilépticas en “aproximadamente el 30% de los pacientes con epilepsia fotosensible”, dice el estudio.

Se trata de ciertas imágenes que tienen un patrón repetitivo particular que ocasiona, en todas las personas, una intensa actividad cerebral conocida como oscilaciones gamma. Estos patrones podrían ser causa de crisis epilépticas y de otras patologías como migrañas en personas que son sensibles a la luz. De hecho, son imágenes que pueden resultar molestas a individuos sanos, explican los investigadores.

Para tratar la epilepsia fotosensible es importante valorar individualmente cada caso. En ocasiones, además de los autocuidados habituales que siguen los pacientes, con modificar estilos de vida y tener en cuenta una serie de medidas sencillas se puede tener controlada, aunque hay casos en los que es preciso medicación.

Ver más información sobre la tabla