Mujer y Epilepsia

Como mujer que padece epilepsia, hay ciertas cosas que necesita saber, como la relación entre el ciclo menstrual y la frecuencia de las crisis o el uso de anticonceptivos si toma antiepilépticos. Esta información le puede ayudar a seguir correctamente su tratamiento y a llevar una vida saludable y activa.

¿Qué debe saber acerca de la menstruación?

El tiempo transcurrido entre dos menstruaciones se denomina ciclo menstrual. Algunas mujeres notan una relación entre su ciclo menstrual y la frecuencia de crisis epilépticas. A la epilepsia en la que la frecuencia de crisis cambia según el momento del ciclo menstrual se le denomina epilepsia catamenial. Hay dos tipos principales de epilepsia catamenial:

  • aquella en la que las crisis suceden con más frecuencia justo antes o durante los primeros días de la menstruación.
  • aquella en la que las crisis suceden con más frecuencia en el momento de la ovulación.

No se sabe exactamente por qué el ciclo menstrual tiene efecto sobre las crisis epilépticas:

  • Puede deberse a que las cantidades de algunas hormonas en el cuerpo de la mujer cambian durante el ciclo menstrual. Las hormonas son sustancias químicas que produce el organismo. Dos tipos de estas hormonas, los estrógenos y la progesterona, pueden afectar a la excitabilidad del cerebro. Los estrógenos favorecen la aparición de crisis, y la progesterona tiene un efecto anticonvulsivo (hace que se produzcan menos crisis). Durante la primera mitad del ciclo menstrual, el cuerpo femenino produce estrógenos. Después de la ovulación (que ocurre aproximadamente a la mitad del ciclo menstrual), el cuerpo empieza a producir progesterona además de estrógenos.
  • Puede ocurrir que inmediatamente antes del periodo los niveles de antiepilépticos en la sangre sean menores, y esto favorecería la aparición de crisis epilépticas. Las razones de esta caída de los niveles de fármacos en sangre no se conocen con exactitud.
  • Alrededor de la menstruación muchas mujeres experimentan retención de líquidos. Puede que estos cambios también favorezcan la aparición de crisis.

Si cree que la frecuencia de sus crisis depende del momento del ciclo menstrual, hable con su médico y anote en el diario de crisis cuándo ocurren las crisis y cuándo ocurre la menstruación.

Si su médico cree que usted padece una epilepsia catamenial, le puede recetar algún fármaco antiepiléptico extra para tomar los días de la menstruación o de la ovulación. Si lo considera necesario, también puede realizarle un estudio hormonal o un análisis para ver cómo son los niveles de sus antiepilépticos en sangre justo antes de la menstruación.

¿Qué debe saber acerca de los anticonceptivos?

Informe a su médico sobre los métodos anticonceptivos que usa. Hable con su médico antes de empezar a tomar píldoras anticonceptivas, implantes hormonales o inyecciones hormonales anticonceptivas. Puede haber interaciones entre las hormonas (estrógeno y progesterona) contenidas en los anticonceptivos y los medicamentos que usa en su tratamiento. Algunos fármacos antiepilépticos aceleran la descomposición de las hormonas anticonceptivas en el cuerpo haciéndolas menos eficaces, y usted podría quedarse embarazada.

En ese caso puede que usted necesite tomar píloras anticonceptivas con una composición diferente (con mayor cantidad de estrógenos), o incluso combinar la píldora con otro método anticonceptivo (por ejemplo un preservativo). En el caso de que usted utilice implantes o inyecciones hormonales, puede que tenga que recibirlos con más frecuencia.

También puede suceder lo contrario: las píldoras anticonceptivas pueden disminuir los niveles en sangre de algunos fármacos antiepilépticos, y pueden afectar a la frecuencia de crisis. Por eso debe comunicar a su médico si sus crisis son más frecuentes después de empezar a tomar algún anticonceptivo hormonal.

Más información sobre los problemas específicos del embarazo en pacientes de epilepsia.

¿Qué debe saber sobre la menopausia?

Debido a los cambios hormonales que suceden en la menopausia, la frecuencia de crisis puede cambiar en algunas mujeres (pueden tener más o menos crisis). Comunique a su médico cualquier cambio en la frecuencia de crisis.

Las mujeres, tras la menopausia, tienen más posibilidades de padecer osteoporosis. Las mujeres con osteoporosis tienen huesos más frágiles y pueden sufrir fracturas con facilidad. Algunos fármacos antiepilépticos pueden empeorar la osteoporosis.

Algunos de los síntomas asociados a la menopausia (sofocos, sequedad vaginal, etc) se pueden tratar con preparados hormonales que contengan estrógenos. Estos compuestos también pueden ser útiles para frenar la osteoporosis. Sin embargo, algunos de estos preparados no son adecuados para mujeres con epilepsia y pueden empeorar las crisis. En otros casos, se puede necesitar una dosis mayor. Consulte a su médico.