Blog

Infografía: Primeros auxilios para un paciente con epilepsia

Cuando se convive con una persona que sufre epilepsia, ya sea familiar, compañero de colegio o de trabajo, o simplemente tienes un empleo de atención al público, es fundamental tener una serie de conocimientos sobre esta enfermedad.

botiquin-info

Cuando se convive con una persona que sufre epilepsia, ya sea familiar, compañero de colegio o de trabajo, o simplemente tienes un empleo de atención al público, es fundamental tener una serie de conocimientos sobre esta enfermedad. Reconocer las situaciones de riesgo y conocer los primeros auxilios pueden ayudar a evitar lesiones y complicaciones del paciente. Incluso, en ocasiones, salvarle la vida.

La mayoría de las crisis epilépticas duran apenas unos minutos y terminan por sí solas, sin necesidad de intervenir. No obstante, sí es preciso ayudar al paciente para que evitar que se lastime.

Los dibujos suelen ser de gran ayuda para aprender y recordar una serie de pautas básicas a la hora de atender a un paciente. Por eso, compartimos una infografía sobre las normas básicas a seguir ante una crisis epiléptica con convulsiones.

El primer paso es saber reconocer los síntomas previos a una crisis como son la mirada perdida, castañeo de dientes, mareo, sacudidas, habla confusa… Estos signos nos pueden indicar que la persona va a tener una crisis.

Una vez que la crisis se está produciendo, normalmente la persona que la sufre es totalmente consciente por lo que es importante acompañarle sin agobiarle. Se le puede hablar y tranquilizar. También es fundamental ponerle de lado y evitar que se pueda hacer daño con objetos o cosas de alrededor, pero nunca agarrarle. De igual modo, no hay que meterle nada en la boca.

Controlar la duración de la crisis y acompañarle hasta que se reponga del todo, son primeros auxilios básicos que se deben extender entre la población. En la infografía se explican estos y otros pasos a tener en cuenta para ayudar a las personas que sufren crisis epilépticas.

primeros_auxilios

Fuente de la infografía: End Epilepsy