Blog

5 pautas para actuar frente a una crisis epiléptica

Aunque cada vez se oye más hablar más de epilepsia, lo cierto es que la enfermedad sigue rodeada de mitos que provocan cierto estigma en las personas que la padecen. Ahondando aún más, es frecuente salir a la calle y no encontrar a alguien que sepa cómo actuar si se encontrara con una persona que tuviera una crisis de epilepsia.

Actuar frente crisis epiléptica

Aunque cada vez se oye más hablar más de epilepsia, lo cierto es que la enfermedad sigue rodeada de mitos que provocan cierto estigma en las personas que la padecen. Ahondando aún más, es frecuente salir a la calle y no encontrar a alguien que sepa cómo actuar si se encontrara con una persona que tuviera una crisis de epilepsia. Sin embargo hay ciertas normas que todo el mundo debería conocer para evitar lesiones u otro tipo de complicaciones que puedan llegar a ser peligrosas.

Antes de conocer cómo actuar frente a una crisis epiléptica, sí es importante tener en cuenta que la mayoría de ellas son breves y terminan por sí mismas, sin la necesidad de tener que hacer nada al respecto. Por lo general suelen durar sólo uno o dos minutos y no suelen causar daños a quien la padece, ni tiene la necesidad de acudir a urgencias.

No obstante, es importante conocer las pautas generales a tener en cuenta frente a una crisis de epilepsia. Unos sencillos gestos con los que se puede ayudar a la persona que la padece:

  1. No sujetar a la persona, sólo retirar los objetos con los que se pueda golpear.
  2. No hay que dejarle solo hasta que recobre el conocimiento y se recupere.
  3. Colocar al paciente de lado, siempre que se pueda.
  4. No introducirle nunca nada en la boca, ni intentar administrarle medicamentos.
  5. Y controlar el tiempo que dura la crisis epiléptica. Si dura más de cinco minutos es importante llamar a una ambulancia.

También es importante contactar con profesionales sanitarios en el caso de que la crisis le afecte a una persona que esté embarazada o que sepamos que tiene alguna condición médica adicional. O bien cuando el paciente tarda en recuperarse, tiene dificultad para respirar o tuviera una segunda convulsión. Sin embargo, es importante recordar que la mayoría de las personas que padecen una crisis de este tipo no suelen ser graves, ni constituyen urgencias médicas.

Estas son las normas básicas para actuar frente a una crisis de epilepsia, no obstante, no está demás conocer los primeros auxilios y los síntomas habituales para detectar que una persona está sufriendo algún tipo de crisis epiléptica.