Blog

¿Debo decir en el trabajo que sufro epilepsia?

Aunque la epilepsia es una enfermedad neurológica, no incapacita a quien la padece para poder trabajar. Sin embargo, uno de los principales problemas que se le plantea a una persona con esta enfermedad es enfrentarse al mundo laboral con la carga de la epilepsia en su mochila, lo cual hacer que la mayoría decida ocultar su condición en su ámbito laboral.

debo decir trabajo sufro epilepsia

Aunque la epilepsia es una enfermedad neurológica, no incapacita a quien la padece para poder trabajar. Sin embargo, uno de los principales problemas que se le plantea a una persona con esta enfermedad es enfrentarse al mundo laboral con la carga de la epilepsia en su mochila, lo cual hacer que la mayoría decida ocultar su condición en su ámbito laboral.

Una encuesta realizada en Reino Unido puso cifras sobre estas cuestiones y resultó que a una de cada cuatro personas le preocuparía que su compañero de trabajo padeciera epilepsia. Y el 76 por ciento aseguró que no sabría cómo actuar ni que había recibido  formación al respecto.

Lo cierto es que las personas con epilepsia pueden y deben trabajar. Un trabajo que dependerá de si padece convulsiones con frecuencia, del manejo que lleve de su enfermedad y de la actividad laboral de la que se trate.

Por ejemplo, un trabajo que requiera de pasar tiempo delante del volante, puede que no sea una buena idea, ya que existen ciertas restricciones sobre conducción para personas con epilepsia.

Atendiendo a estas cuestiones surge la pregunta: ¿debo decir que sufro epilepsia en la entrevista de trabajo? El miedo al rechazo, a no conseguir el trabajo o a no sentirse aceptados provoca que la mayoría de las personas no lo adviertan a la hora de enfrentarse a una entrevista de trabajo o después de haberlo conseguido, tal como explican desde la Asociación Andaluza de Epilepsia (APICE).

Epilepsia y trabajo: estudio

Por su parte, un estudio publicado en la revista Epilepsia y recogido en la web de la Sociedad Española de Neurología y realizado en Estados Unidos, demuestra que revelar un diagnóstico de epilepsia en una entrevista de trabajo no conlleva necesariamente no ser aceptado.

De hecho, el estudio concluía que si los candidatos utilizaban estrategias de comunicación adecuadas mostrando un perfil positivo de superación y una presentación adecuada de la patología, podía tener más posibilidades de ser contratado.

No obstante, el estudio es experimental y está realizado sobre supuestos y situaciones simuladas. Del mismo modo, aún existe un elevado estigma social frente a las personas con epilepsia que lleva a que la realidad puede que no sea tan idílica.

En este contexto, se hace necesaria la formación de la sociedad para que se comprenda que la epilepsia no es una enfermedad discapacitante, y que, con el tratamiento adecuado, puede estar controlada y permitir que los pacientes lleven una vida normal (en el 70 por ciento de los casos).

Campañas educativas como ‘Conocer la Epilepsia nos hace Iguales’, en el ámbito escolar, orientadas a dar a conocer la enfermedad y a formar en la manera adecuada de tratar a estos pacientes son esenciales para cambiar esa situación.

8 comentarios
#1

Monica Rivera

Es muy interesante e importante para toda la sociedad, aunque quieran tratarnos como relegados, diferentes y no aptos. No conocen nuestras capacidades de tener un mejor control laboral.

#2

Vivir con Epilepsia

Gracias por tu comentario, Mónica. Es cuestión de formación e información. El desconocimiento lleva a la desconfianza y al rechazo o al estigma. Ayudemos a que la sociedad entienda qué es la epilepsia y cómo manejarla. Saludos.

#3

Ana Cojulun

Cuando tenemos la posibilidad fisica, neurologica y estructural para trabajar es algo muy positivo. El mayor reto sin embargo es la estructura social. No existen legislaciones que nos protejan. Tampoco apoyo informativo para las instituciones que nos acogen. Quedamos a merced de las personas para/con quienes trabajamos. Dado que entre nuestras auras o resultado de los medicamentos pueden producirse lagunas mentales, confusion cognitiva, limitaciones en la vida social (nocturna, humo de cigarro de segunda mano, etc.) Somos blanco facil de mobbing por personas que tienen prejuicios hacia nuestro desorden. Somos parte productiva de la sociedad, y a menudo queremos dar mas, pero necesitamos mas apoyo estructural de las carteras de salud, educacion y trabajo. Un saludo.

#4

Vivir con Epilepsia

Gracias Ana por ofrecer tu punto de vista. Todo lo que es diferente es más complicado de entender. Esperemos que ese apoyo que pides llegue y mejore la situación. Un abrazo.

#5

Angélica Zamudio

Ana Cojulun… Coincido 100% contigo. Absolutamente. Y en cuanto al trabajo… Yo tuve que dejar el mio para empezar tratamiento cuando recién me diagnosticaron y ahora que quiero regresar al mundo laboral me atemoriza el rechazo en las entrevistas, y si logro el trabajo que quiero.. Qué va a pasar si me da una crisis? Se van a asustar, van a despedirme por temor a poner en riesgo a alguien más? o por sentirme mal algún día por los efectos secundarios de los medicamentos? Es estresante. Gracias por brindar información y un espacio de apoyo. Saludos!

#6

Vivir con Epilepsia

Gracias por aportar tu punto de vista Angélica. Mucha suerte en la búsqueda de trabajo. Ojalá sea en lo que te guste y no tengas problemas a causa de la epilepsia. Un abrazo.

#7

maria de la luz Mesa

Cómo desearía decirles que puede comentarse en una entrevista sin problemas de aceptación….pero no… mi hijo llegó a ocupar altos cargos de responsabilidad en un mayorista renombrado de ferretería, cuando advirtió que el seguro privado debería saber su afectación, lo bajaron de cargo, sumiéndolo en una esquina cortando plástico…No…. la sociedad aun ignora mucho de nuestra característica!!!

#8

Vivir con Epilepsia

Gracias María de la Luz por compartir vuestra experiencia. Un abrazo. Ojalá cambien pronto las cosas.

¿Quieres dejar tu comentario?

*campos obligatorios