Blog

6 actores y deportistas famosos con epilepsia

En la historia ha habido numerosos personajes famosos que han sido diagnosticados de epilepsia. La pena es que muchos de ellos nunca lo han confesado o ni siquiera lo hicieron público con lo que hubieran contribuido a destapar esta enfermedad y luchar contra el estigma social asociado.

actores y deportistas con epilepsia

En la historia ha habido numerosos personajes famosos que han sido diagnosticados de epilepsia. La pena es que muchos de ellos nunca lo han confesado o ni siquiera lo hicieron público con lo que hubieran contribuido a destapar esta enfermedad y luchar contra el estigma social asociado. En otro post os hablamos de músicos y escritores con esta enfermedad, aquí tenéis más personas relevantes, en esta ocasión, del cine y el deporte que también han padecido epilepsia.

Actores con epilepsia

actores y deportistas con epilepsia

Hugo Weaving: Actor de origen nigeriano, es muy conocido por sus interpretaciones del Agente Smith en ‘Matrix’ y Elrond en ‘El Señor de los Anillos’. Aunque su infancia vivió en Sudáfrica, no tardaron en trasladarse primero a Inglaterra, de donde eran sus padres. Allí, a los 13 años fue diagnosticado de epilepsia. Fue tratado y con el tiempo consiguió controlar la enfermedad que terminaría por desaparecer. Este actor anglo australiano también ha confesado públicamente su condición.

actores y deportistas con epilepsia

Richard Burton: Actor británico, nominado en siete ocasiones al premio Óscar, también sufrió epilepsia. Nunca se le diagnosticó formalmente ya que él no lo aceptaba y consideraba le llevaría a la locura. La enfermedad le sobrevino al inicio de su carrera cuando empezó a convulsionar. Aunque no lo confesó siguió su medicación y aprendió a detectar las crisis antes de tenerlas, pero también se refugió en el alcohol. A medida que fue envejeciendo la epilepsia empeoró, según cuenta su biógrafo.

actores y deportistas con epilepsia

Danny Glover. Actor estadounidense conocido por su papel en Arma Letal junto a Mel Gibson, es una de las personas que más se ha posicionado en el ámbito de la epilepsia. Él mismo ha contado que tuvo su primera crisis a los 15 años y que no ha vuelto a padecerlas desde los 35. Ha sido una de las personas conocidas que más ha dado a conocer su enfermedad, tratando de normalizarla.

Deportistas con epilepsia

actores y deportistas con epilepsia

Alex Criville: El piloto español de motociclismo y bicampeón mundial decidió retirarse de la competición profesional en 2002 tras llevar durante tres años sufriendo desvanecimientos que no consiguió controlar. Los médicos apuntaron una epilepsia menor que él mismo señaló que no es una enfermedad grave, pero que es lo suficientemente peligrosa para desenvolverse en una práctica tan arriesgada como el motociclismo.

actores y deportistas con epilepsia

Florence Griffith Joyner. Esta atleta estadounidense obtuvo varios récords mundiales en los 100 y en los 200 metros lisos. Muchos la conocen por sus largas y extravagantes uñas que no dudaba en pintar de llamativos colores. Ganó tres medallas de oro y una de plata. Florence padeció epilepsia sin saberlo. A los 38 años murió de asfixia tras sufrir una crisis epiléptica mientras dormía, posiblemente causado por un angioma cavernoso. Sus familiares hablaros de varias crisis anteriores de las que nunca se determinó la causa.

actores y deportistas con epilepsia

Allan Faneca. Jugador de fútbol americano, Faneca es uno de los famosos que tras ser diagnosticado de epilepsia ha dado a conocer su enfermedad públicamente y ha manifestado la importancia de que la gente sepa actuar frente a una crisis. Le diagnosticaron a los 15 años, pero eso no le impidió ser una estrella en la Super Bowl americana. Tardaron en controlarle las crisis, pero una vez que aprendió a manejar su enfermedad no ha consentido que ésta controle su vida, tal como ha dicho en diferentes entrevistas.

Algunos de estos personajes son un ejemplo de superación que pueden ayudar a muchas personas que padecen la enfermedad a luchar y seguir adelante. Su implicación a la hora de destapar la epilepsia también contribuye a dar a conocer la patología y luchar contra el, aún existente, estigma social.